domingo, 3 de febrero de 2013

La familia y la escuela, aspectos de una responsabilidad compartida.

Durante la semana recordé que durante mi ultimo año de Escuela Secundaria, específicamente en el 2011, redacte un breve ensayo denominado "La familia y la escuela, aspectos de una responsabilidad compartida", en el marco de un certamen desarrollado por el Gobierno de la Provincia.
Hace mas de un año que lo había leído por ultima vez, y ya casi no lo recordaba. Pero cuando lo volví a releer esta semana me pareció que tiene algo de rescatable. Esto es curioso, puesto que por lo general, pasado un tiempo, no suelo aprobar mis producciones escritas anteriores. Esto no me ha sucedido con este ensayo en particular, que pude leer con gusto y satisfacción. Entonces pensé, "¿Porque no compartirlo con todos?". Bueno finalmente aquí esta la idea llevada a la realidad.
En el ensayo mi objetivo fue enfocar las distintas problematicas que existen entre el triángulo, escuela-niño-familia.
Sin mas preámbulos, todo suyo...

La familia y la escuela, aspectos de una realidad compartida

por Tomas Lopez Cajaraville (2011)

1.  ¿El triangulo perfecto?
Cuando  pensamos  en  la  el  alumno,  la  familia  y  la  escuela,  percibimos  de  inmediato  una  constelación  conformada por  tres  vértices.  Proyectar  las  imaginativamente  las  líneas  que  unen  esos  puntos,  y  así  formar  un  triangulo,  es  una  tarea  muy  sencilla.  Esa  primera  imagen  que  se  crea  mentalmente,  es  bajo  mi  punto  de  vista  de  gran  interés  por  las  diferentes  interpretaciones  simbólicas  que  se  le  adjudican.  Sigamos  el  camino  de  explicitar  los  elementos  simbólicos  que  contiene.
Por  un  lado,  existe  una  interpretación  positiva,  como  los  pitagóricos  que  veían  el  “3”  como  un  número  que  contiene  la  perfección  del  principio,  el  medio  y  el  fin.  Pero  además,  existe  una  interpretación  negativa,  la  psicología  contemporánea  ha  tomado  los  agudos  vértices  del  triangulo  como  expresión  de  tensión  agresiva,  de  inadaptación,  también  de  rigidez,  y  el  psicoanálisis,  vio  en  el  triangulo  el  prototipo  de  los  conflictos,  el  modelo  permanente  de  la  rivalidad  de  afectos,  la  ambivalencia  y  los  celos.                                    

2. La interacción del hogar y la escuela. Problemáticas y soluciones.

Considerando lo anteriormente expuesto, me  gustaría  detenerme  en  el  enfoque  psicoanalista.  Puesto  que,  claramente  en  la  relación  escuela-familia se han  producido  rivalidades  y  celos.  Los celos  han  partido  desde  la  familia,  puesto  que  la  escuela  día  a  día  asume  un  carácter  mucho  mas  abarcador  en  la  educación  de  los  niños,  provocando  en  la  familia  un  serio  recorte  en  materia  educación,  que  se  ha  dado  progresivamente  a  lo  largo  de  la  historia.  Ese  recorte  ha  provocado  cierto  recelo  por  parte  de  la  familia,  que  se  ha  visto  arrinconada,  con  poca  capacidad  de  acción. 
La  transición  que  atraviesan  los  niños  al  entrar  en  el  ámbito  educativo,  no  ha  sido  una  tarea  sencilla,  puesto  que  supone  establecer  de  manera  firme  al  alumno  como  nexo  entre  ambas  matrices,  y  como  columna  central  sobre  donde  se  desarrollara  el  amalgamiento  entre  la  matriz  escolar  y  la  educativa.  Muchas  han  sido  las  estrategias  empleadas  a  lo  largo  de  la  historia  para  facilitar  este  proceso, y  no  son  pocos  los  pedagogos  que  afirman  que  en  los  primeros  años  de  la  escuela  primaria  los  maestros  deben  ser  “como  madres”  para  sus  pequeños  alumnos,  y  esta  unión  no  hace  otra  cosa  que  engendrar  en  los  jóvenes  alumnos  la  confianza  que  en  ellos  tienen.  Se  intenta  un  proceso  de  transición  de  la  familia  a  la  escuela  insensible,  puesto  que  existe  un  amplio  consenso  en  el  considerar  a  la  escuela  misma  como  una  “continuación  de  la  familia”. 
Este  primer  paso,  es  de  vital  importancia,  por  lo  que  la  adaptación  constituye  un  paso  fundamental,  puesto  que  ambas  componen  las  bases  del  proceso  social  de  las  generaciones. 
Es  claro,  que  si  bien,  las  diferentes  estrategias  citadas  tienen  como  objetivo  cerrar  la  gran  brecha  entre  el  ámbito  escolar,  y  el  ámbito  familiar,  es  importante  advertir  que  siempre  existirá  una  diferencia  esencial.  En  la  familia  arde  la  lumbre  que  siempre  nos  alimenta,  y  en  la  escuela  se  genera  una  vida  asociativa  morfológicamente  distinta  a  la  del  hogar.  Considero  que  la  relación  entre  familia  y  escuela  no  podrá  prosperar  como  es  debido,  si  el  niño  no  logra  establecerse  en  una  posición  de  alumno,  y  lograr  una  transición  en  gran  parte  satisfactoria  para  las  dos  partes.
Desde  el  primer  momento  en  que  el  niño  se  ha  establecido  en  el  ámbito  educativo,  se  comienza  a  tejer  las  relaciones  entre  familia-escuela,  y  es  en  este  momento  donde  se  producen  los  principales  desencuentros  y  problemas.
Pensemos  al  niño  como  la  parte  central  de  una  balanza,  que  en  ambos  lados  tiene,  al  hogar  por  un  lado,  y  la  escuela  por  otro.  Realizar  esta  analogía  me  parece  la  mejor  manera  de  ilustrar,  que,  tanto  las  acciones  realizas  por  el  colegio,  o  el  hogar,  influyen  negativa  y/o  positivamente  sobre el otro, pero  el  punto  de  apoyo de   estas   relaciones   o   pujas,  siempre  es  el  niño.   
Así,  en  los  alumnos  provenientes  de  familias  separadas,  divorciadas  o  alejadas  de  sus  hijos,  o  en  contacto  con  distintos  problemas  actuales  como  la  drogadicción  y  criminalidad,  presentan  distintos  problemas  para  desempeñarse  de  una  manera  totalmente  efectiva  en  el  proceso  educativo.  Los  distintos  problemas  que  pueden  surgir  en  el  aula,  como  la  frustración,  discriminación,  etc.,  pueden  sobrellevarse  muy  bien  con  un  claro  acompañamiento  y  comprensión  por  parte  de  la  familia.  Puesto  que  como  puede  haber  una  influencia  negativa  por  parte  de  la  familia,  también  puede  existir  una  muy  positiva,  por  lo  que  es  importante  recalcar,  que  el  ambiente  acogedor  del  aula,  junto  con  la  táctica  mancomunada  entre  el  equipo  docente  y  la  familia,  constituyen  una  gran  protección,  y  blindaje  efectivo  para  los  alumnos  frente  a  muchos  problemas  naturales.
Mas  allá  de  los  problemas  familiares  de  cada  alumno  en  particular,  lo  que  nunca  debe  hacer  un  docente,  es  provocar  intencionalmente  una  ruptura  afectiva  con  la  familia,  aunque  tenga  total  certeza  de  que  hacer  eso  es  lo  correcto,  no  puede  rehusarse  a  su  deber  moral  de  unir,  suavizar  los  enconos,  y  sobre  todo  tratar  de  que  tanto  padres  como  hijos  reconozcan  sus  defectos,  lleguen  a  una  mutua  comprensión,  y  puedan  seguir  construyendo  juntos.
Frente  a  los  problemas  familiares  a  los  que  se  ven  expuestos  los  alumnos  en  la  actualidad  se  adoptan  distintas  estrategias  por  parte  del  equipo  educativo  para  intentar  provocar  un  cambio  positivo.  La  política  de  “laissez  faire”  no  puede  de  ninguna  manera  tener  cabida  dentro  de  la  estructura  educativa,  puesto  que  la  indiferencia  no  hace  otra  cosa  que  construir  una  doble  influencia  negativa  que  tempranamente  marchita  en  el  alumno  las  expectativas  de  autentica  convivencia,  de  relación  humana  calida  y  contemporánea.  El  actuar  de  soslayo,  mirándose  sin  ver,  manteniéndose  como  entes  sacralizados,  solo  constituye  a  cada  institución,  en  si  misma,  como  una  monada  autosuficiente.
Aquí  considero  que  deben  entrar  en  juego  las  distintas  herramientas  de  las  que  puede  valerse  un  docente,  como  el  dialogo,  la  comprensión,  la  solidaridad,  etc.  Si  bien  existe  un  tendencia  generalizada  a  tratar  de  establecer  el  dialogo,  desgraciadamente,  en  la  actualidad,  la  mayoría  de  los  padres  pretenden  no  ser  “molestados”,  como  también  existen  los  que  no  quieren  ser  convocados  bajo  ninguna  circunstancia.  Un  grupo  minoritario  lo  constituyen  aquellos  padres  muy  deseosos  de  colaborar  con  la  escuela,  siempre  dispuestos  para  asistir  a  reuniones,  promover  encuentros  y  formar  comisiones.  Las  distintas  herramientas  que  utiliza  la  institución  para  trabajar  y/o  comunicarse  con  la  familia,  no  hacen  otra  cosa  que  claramente  poner  en  manifiesto  las  ideas  pedagógicas  de  la  institución,  a  tal  punto,  que  podríamos  decir  “dime  como  tratan  a  los  padres  y  te  diré  que  escuela  es”.
Debemos  ser  cautelosos  a  la  hora  de  utilizar  estas  herramientas,  dado  que,  es  incorrecto  por  ejemplo,  partir  del  supuesto  de  que  la  familia  jamás  podría  enterarse  a  través  del  dialogo  con  su  hijo  de  cómo  van  las  cosas  en  la  escuela.  Esta  practica  reemplaza  el  dialogo  con  sus  padres,  y  la  apelación  a  tantos  métodos  de  “control”  no  permite  que  el  alumno  logre  un  correcto  “autocontrol”.Bloquear  la  comunicación,  y  basarla  en  la  desconfianza  tampoco  es  positivo,  la  escuela  se  debe  encargar  de  facilitar  la  comunicación.
La  familia  y  la  escuela  rinden  culto  a  los  valores  patrióticos  “a  la  manera  de  un  amor  comúnmente  compartido,  fuente  permanente  de  unidad  y  solidaridad”[1].
En  esa  vigilia  de  los  sentimientos  polarizados  por  los  valores  de  patria,  la  escuela  transita  la  herencia  cultural  que  nos  enaltece  y  que  la  familia  vivifica.  En  esa  actividad  conjunta  se  van  proponiendo  a  los  ojos  del  hijo-alumno  ideales  de  vida  que,  al  ser  asimilados,  otorgan  un  sentido  autentico  al  proyecto  existencial.
Es  importante,  que  la  escuela  en  pos  de  fortalecer  un  vínculo  con  la  familia,  no  profane  la  privacidad  ni  de  los  niños,  ni  de  los  padres,  respondiendo  y  dando  en  la  medida  en  que  estos  preguntan  y  piden.
Entonces,  concluyentemente  ningún  extremo  es  positivo.  Las  vías  de  comunicación  deben  ser  claras  y  simples,  donde  sea  posible  desarrollar  un  verdaderos  dialogo  entre  padres  y  docentes,  construyendo  un  mecanismo  que  no  tendrá  otro  mejor  beneficiario  que  el  alumno  mismo.

3.  Construyendo  un  dualismo,  una  mirada  prospectiva.

En  la  actualidad,  la  interacción  entre  la  escuela  y  el  hogar  a  avanzado  mucho  en  relación  con  el  siglo  pasado,  permitiendo  así  establecer  numerosas  vías  de  comunicación,  que  facilitan  la  unión  entre  ambos.
Como  afirma  Mariano  Narodowski,  en  su  libro  Desencantos  y  desafíos  de  la  escuela  actual,  “…la  alianza  escuela/familia  va  a  mantener  su  equilibrio  en  la  medida  en  que  la  escuela  satisfaga  las  pretensiones  sociales  en  cuanto  a  la  apropiación  de  saberse  y  va  a  entrar  en  crisis  en  la  medida  en  que  la  familia,  u  otras  instituciones  asociadas  a  ella,  realice  mejor  esta  actividad…”    “…su  labor  consiste  en  superar  todo  lo  que  pueda  hacer  la  familia  respecto  de  la  educación  de  la  infancia:  en  otras  palabras  el  alumno  tiene  que  estar  en  mejores  condiciones  para  aprender  que  el  niño,  la  escuela  será  mejor  que  el  hogar,  y  el  maestro  superior  al  padre…” 
Considero  importante  citar  el  enfoque  de  Narodowski  puesto  que  expone  la  relación  entre  la  familia  y  escuela  de  manera  en  que  considera  que  la  educación  escolar  seguirá  existiendo  mientras  la  familia  no  muestre  superioridad  educativa  frente  a  ella.  Este  enfoque  individualista  expone  a  que  la  escuela  debe  conformarse  como  un  ente  en  el  cual  se  debe  nuclear  todo  el  potencial  educativo,  de  manera  de  mantener  a  la  escuela  educativamente  por  encima  de  los  padres. 
Bajo  mi  punto  de vista, escuela  y  al  hogar  tienen  dos  matices  educativos  diferentes,  y  los  cuales  nunca  pueden  entrar  en  una  competencia  o  puja  por  cual  de  los  dos  ofrece  una  mejor  educación  a  los  niños.  Por  el  contrario,  lo  ideal  seria  establecer  un  dualismo.  El  hogar  debe  sentir  necesaria  y  prioritaria  la  educación  escolar,  y  la  escuela  debe  sentir  valioso  y  beneficioso  el  contacto  con  la  familia.  En  este  dualismo  se  conforma  el  dialogo,  el  bien  común,  la  solidaridad,  se  aúnan  esfuerzos,  se  promueve  la  libertad  y  se  establecen  claras  las  condiciones  para  construir  un  mejor  futuro.
Finalizando,  ambas instituciones,  familia  y  escuela, debe  sentirse  fuentes de  los  procesos  necesarios  y  deseables  del  cambio educativo. El  cambio  educativo  en  este  sentido  traerá  aparejado  no  solo  un  beneficio  para  el  presente,  sino  también  para  las  próximas  generaciones,  y  el  país  en  su  totalidad. Ambas han de asumir un papel protagónico en la educación,  sintiendo  cada  parte  como  necesaria  para  mejorar  día  a  día, y no resignarse  a  permanecer  en  una pasividad,  a  veces  aliadas,  y  otras  veces  quejosa,  de  una  realidad  insatisfactoria.
 


Bibliografía:

RUIZ,  DANIEL  J.  “Teoría  de  la  educación”                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  
PERIGALLO,  JUAN  A.,  ELSEGOOD,  MARIA  C.,  CANALE,  INÉS  “El    profesor    orientador”

NARODOWSKI,  MARIANO  Desencantos    y    desafíos    de    la    escuela    actual”

BARAGLI,  LEOCATA,  SANTALO,  CIRIGLIANO,  ENTRE  OTROS.    “El    sistema    educativo    hoy”    (Congreso    pedagógico) 


[1] LE SENNE, R.: Traité de Morale générale”, TUF, Paris 1949, p.492

 Espero que haya sido de su agrado....

*Permitida la reproduccion total o parcial citando la fuente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada